LA ESCUELA
Barcelona, 12 de Noviembre de 2016
En la creación de la Sede de la NEL de Santiago de Chile
Miquel Bassols, Presidente de la AMP

Hay momentos privilegiados en los que las palabras alcanzan la dimensión del acto, momentos a partir de los cuales se distinguirá para siempre un antes y un después, momentos a partir de los cuales ya nada será igual. Estamos, estimados colegas, en un momento así por lo que respecta a la historia del psicoanálisis en Chile con la creación de la Sede de la Nueva Escuela Lacaniana en la ciudad de Santiago. La Asociación Mundial de Psicoanálisis, junto a las instancias de la NEL presidida por Clara Holguín, y de la FAPOL (Federación Americana de Psicoanálisis de Orientación Lacaniana) presidida por Flory Kruger, se alegra mucho de poder acompañarles en este excepcional momento de creación.

Es en primer lugar un momento muy especial para la propia NEL. Les recuerdo las palabras de su nueva presidente Clara Holguín, pronunciadas en su discurso al asumir el cargo, este pasado mes de Octubre en Guayaquil: "Si en el sur, la geografía de la NEL se extiende, con la creación de una próxima sede de la NEL en Santiago de Chile, en el norte, Miami, toma otro rumbo al lado de la NLS. A los primeros damos desde ya la bienvenida; a los segundos les auguramos un buen encuentro. Las puertas quedan abiertas para todos aquellos que perteneciendo a otras Escuelas, inscriben y articulan su trabajo en la nuestra." Recordemos también el gran trabajo realizado por su anterior presidente, José Fernando Velázquez, que ha hecho mucho para que este momento sea hoy posible.

Es también un momento muy especial para la FAPOL. Su anterior presidente, Mauricio Tarrab, acompañó la creación de la Coordinadora y de la Antena de la FAPOL en Chile en un movimiento que tuvo un punto de inflexión decisivo en nuestra última reunión en Abril de este año en Rio de Janeiro. Fue una reunión excepcional a la que tuve el gusto y el honor de asistir con la mejor sorpresa por el excelente trabajo realizado y con la constatación de que se había llegado, en efecto, a un momento de creación en el que todos, uno por uno, alcanzamos la certeza de compartir una misma experiencia hacia la Escuela.

Las diversas colaboraciones publicadas por ustedes en el Blog titulado "En movimiento hacia la NEL en Chile" así me lo han mostrado también. Igualmente, Flory Kruger me ha mantenido al tanto de los importantes pasos que se han ido realizando con ella estos últimos meses en el marco de la Coordinadora del movimiento hacia la Sede de la NEL.

La fuerza de la lógica con la que se ha constituido la Coordinadora no podía no recordarme lo que fue para mí mismo una experiencia fundante de Escuela. Permítanme evocarla aquí porque me parece un rasgo esencial de la experiencia que compartimos en las Escuelas de la AMP. Me refiero al movimiento que llevó a la creación de la Escuela Europea de Psicoanálisis hace ya veintiséis años, en 1990, y que partió en Barcelona de la coordinación de dos grupos cuyo trabajo en común propició esa experiencia compartida con otras ciudades del continente. Aquellos dos grupos habían sido, hasta el momento de iniciar el proceso que llevó a la creación de la Escuela, dos grupos distantes, excluyentes incluso para varios de los que después fueron miembros de ella. Se planteó entonces la necesidad lógica de la disolución de los dos grupos y de la entrada en la Escuela miembro por miembro, en un pedido uno por uno. No fue un proceso nada fácil, fue un proceso en el que cada uno debía dejar caer algo de las identificaciones que lo vinculaban al grupo para dar una suerte de salto al vacío. Sólo el convencimiento de que ese salto se daba con otros para hacer pie en una experiencia común de transferencia de trabajo, sólo eso hizo posible deshacerse de esas identificaciones previas para iniciar una verdadera experiencia de Escuela.

Jacques-Alain Miller, creador e impulsor decidido de ese movimiento del Campo Freudiano, en un intenso trabajo de varios años que llevaron a la fundación de la Escuela, lo señaló en la presentación de un primer Anuario: que se sepa que al menos por una vez se contradijo ese destino fatal del movimiento analítico, más bien marcado en su historia por disidencias y escisiones; que se sepa que, al menos una vez, fue la reunión y la coordinación de dos grupos distintos, de historias diversas, lo que dio lugar a un movimiento fundador y fundante de una experiencia de Escuela. Pues bien, ustedes son, aquí en Chile, la mejor constatación de que esa "al menos una vez" tiene una continuación en el tiempo, en la seriedad de lo que hace serie en la experiencia de las Escuelas de la AMP. Son ustedes la mejor prueba de que este vasto movimiento que es hoy la Asociación Mundial de Psicoanálisis tiene su principio lógico en el uno por uno, en la singularidad del trabajo de cada miembro al servicio de la causa analítica. Y ello en lo que llamamos una transferencia de trabajo que permite una elaboración orientada del saber analítico en una Escuela que merezca este nombre.

La forma institucional que la NEL encarna, en coordinación con las otras Escuela de la AMP, ofrece para ustedes una ventaja en este proceso. Y es que hay ya una experiencia previa de Escuela en el continente americano que es un tesoro del que hemos aprendido mucho. Y cuentan también con el apoyo decidido que la FAPOL da a las Escuelas americanas en coordinación directa con la AMP, federando esas Escuelas en una red y reforzando su trabajo de forma recíproca, con distintos dispositivos de los que sin duda sabrán beneficiarse aquí en Chile.

Estimados colegas, no sólo los felicito de la manera más entusiasta por haber llegado conjuntamente a este momento. Los animo también a seguir este gran trabajo de la manera más paciente y decidida posible para hacer existir un verdadero psicoanálisis orientado por la enseñanza de Lacan en Chile, con todas las consecuencias clínicas, epistémicas y políticas que ello significa. Cuenten para ello con mi más decidida colaboración, la mía y la del Consejo de la AMP.

¡Buen trabajo!