NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-33 a-ritmo propio
Productos de carteles
El cartel, la entrada a la Escuela, el encuentro y las sorpresas [1]
Paula Iturra

Agosto 2018

El cartel SIPA se me enlaza inmediatamente con mi entrada a la Escuela como miembro y el reciente nacimiento de nuestra sede a principios del 2017. En la vorágine de lo que para mí precipita, aparece la invitación a participar del cartel SIPA. Vuelvo a decir que sí a la Escuela. No sé a qué voy, pero voy. Una suerte de cita a ciegas, a ver con qué me encuentro. Pero no tan a ciegas de mi propio deseo y de lo que ya era el retoño de mi lazo con la NEL.

No sabía de qué se trataba un cartel de la práctica analítica y esa fue una pregunta para todas. Varias sorpresas. Trabajar en un pequeño grupo con colegas que no conozco y con la Presidenta de la NEL, con Clara! Y en el primer encuentro me eligen como Más Uno!

Como Más Uno y una más…mirando el recorrido, este cartel ha sido parte de mi proceso de subjetivizar la Escuela, la NEL, que pase por la experiencia, por el cuerpo en el encuentro con otros, haciendo deconsistir el grupo del cual formé parte por años en mi país, no se trataba de borrar, pero era otra manera de lazo con el Psicoanálisis, ahora con la Escuela. Como lo he dicho en otras ocasiones, me permite tomar aire y hacer entrar aire al trabajo local. Ha tenido efectos de formación tanto en lo clínico, lo epistémico como en lo político.

Escuchar los distintos acentos, tonos, las voces del otro. Esperarnos y acompañarnos, la Escuela como refugio. La conexión que no funciona y que sí. Aprender a conectarse por Webex. Lo extranjero y cercano a la vez que me permite trabajar, porque hablamos una lengua común.

Releyendo la presentación de Marcela Almanza del Seminario SIPA descubro: "para producir, a partir de la diversidad y de la diferencia, un nuevo punto de encuentro uno por uno, caso por caso"[2]. Con el cartel un nuevo punto de encuentro. Sitúo en qué punto me encuentro de mi formación, a la vez puedo vislumbrar el punto de encuentro con el otro que me vivifica y con qué puntos de encuentro armo Escuela, con qué me enlazo.

Algunos hallazgos y productos de la investigación, recoger las notas de campo, las huellas de nuestro trayecto.

Verifico el tono de intimidad de cada encuentro, de confianza, de la presencia del otro. Fuimos con preguntas y produjimos otras a partir de compartir nuestra exposición de la práctica a veces con el hilvanado de un caso y otras con una costura más terminada. Produjimos algunas respuestas. En un movimiento dialéctico, la transferencia y el trabajo, produjimos en transferencia de trabajo.

El cartel SIPA tiene un borde que toca la supervisión, sin que sea su intención. El esfuerzo por la escritura del caso y su lectura con otros trae efectos: el analista vuelve a pensar el caso, rectifica su posición y modifica la dirección de la cura.

Agradezco a Clara, Mónica, Luisa y en su momento Erika, lo que sus casos me enseñan, lo cual he llevado a mi propia práctica y a los casos que superviso.

El cartel a ritmo propio y con su propio ritmo, veces con arritmias, perdimos a ratos el ritmo y el paso del trabajo, pero volvimos a trabajar una vez más….soportar los impasses y hacerlos parte de la experiencia como en un análisis, se sostiene en y por la causa.

Recorto del texto de José Fernando Velásquez "El Más-Uno y lo real en la experiencia de un cartel" publicado en el Boletin-10 a-ritmo propio. Refiriéndose al cartel: "Es un dispositivo democrático pero expuesto al azar. Es por todo ello un lazo social nuevo el cual deberá estar por encima de las voluntades (fantasmas) individuales. Algo adicional, el Cartel se orienta a producir, más que un nuevo saber, una nueva posición respecto al saber, la cual no se producirá si no se consiente al dispositivo y es de estas transformaciones que es posible hacer una transmisión a la Escuela"[3]

Un cartel de miembros, que consienten a la Escuela, trabajadores decididos, no sin diferentes momentos de formación, recorridos y jerarquías, pero que ponen en acto la Escuela de analizantes, sin grados en relación con el No saber, dejándose enseñar desde el caso para ir luego al concepto, desde la experiencia singular.

Para finalizar recojo una pregunta que formuló María Victoria Clavijo en una de las reuniones de Más Uno, no es textual pero la retomo para formularla y pensar con ustedes: ¿Cómo verificamos que ahí hubo un cartel? Algunos pincelazos, en tanto se sostiene por el discurso analítico y la orientación por lo real. Sin embargo, es una pregunta que me parece necesaria sostener y hacerse cada vez.

NOTAS

  1. Tercera Puesta a cielo abierto de carteles clínicos SIPA, 4 agosto 2018
  2. Marcela Almanza Presentación del Seminario de Investigación sobre la Práctica Analítica SIPA en http://www.nel-amp.org/index.php?file=Actividades/El-Seminario-de-la-NEL/Seminario-de-Investigacion-sobre-la-Practica-Analitica.html
  3. José Fernando Velásquez, "El Más-Uno y lo real en la experiencia de un cartel", Boletín 10 a- ritmo propio, en http://www.nel-amp.org/index.php?file=Carteles/Boletin-de-carteles/010/El-Mas-Uno-y-lo-real-en-la-experiencia-de-cartel.html