NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigazo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-33 a-ritmo propio
El espíritu del Cartel
Secretariado de Carteles NEL

La experiencia de carteles preparatorios para las Jornadas NELMéxico, 2018

Este texto recoge lo que el Secretariado de Carteles NEL, extrae de la conversación sostenida en el mes de agosto con los más-uno (miembros y asociados de las ciudades NEL) de los carteles preparatorios para las Jornadas NEL, a realizar en México. Estos carteles se convocaron de manera abierta (miembros, asociados y amigos de la NEL) y se conformaron según los ejes temáticos de las Jornadas.

Constatamos que lo nuevo y lo vivo se presenta en consentir cada vez a la cartelización en la Escuela. Escuchamos en estas reuniones, la transmisión de lo "vivo del deseo de saber".

La primera experiencia.
-Como cartelizante. Ser cartelizante por primera vez, puede en un principio propiciar la posición subjetiva en la cual se espera el saber del Otro, por lo que la demanda de saber se dirige al "maestro", lo cual llama al más-uno a responder desde otro lugar, sin desalentar el deseo de saber sino por el contrario, procurando causarlo. El más-uno incomodado por la demanda, la redirecciona hacia el deseo de saber.

-Como más-uno. La posición de quien asume su función de más-uno por primera vez, expresa un vivo interés por su función, la interroga, expresa su compromiso de trabajo, da lugar a la inventiva y recursividad. Y se autoriza para tomar la palabra y hablar de la función del más-uno, en tanto ya hay una experiencia vivida. El recorrido como cartelizante, lo investigado sobre el más-uno, también alimenta la encarnación de dicha función y sus invenciones. Posición flexible, que se mueve entre el impulsar y suavizar, "atento al conjunto y a cada uno". El buen encuentro, favorece hacer acuerdos pronto y fácilmente.

Episteme y clínica.
El recurrir a la clínica (viñetas, casos) propia y de otros, cuando el cartel se declara epistémico, hace surgir la pregunta: ¿responde este hecho –el ir a lo clínico– a un modo de relación al saber?, ¿se trata de un efecto lógico del límite al saber vía la episteme?, ¿sería tal vez un modo de evadir la dificultad que impone la episteme?, ¿se trata de una manera servirse del cartel y su trabajo epistémico para dar forma a las inquietudes clínicas….?

La virtualidad.
La virtualidad favorece enlaces imposibles de hacer de manera presencial, al menos en lo que hace a la frecuencia de los encuentros del cartel. Las dificultades son más de orden técnico. Se trataría de servirse de la mejor manera del recurso técnico, sin desconocer sus limitaciones. "Es un encuentro, aunque no de cuerpos presentes". Si bien, se anhela el momento del encuentro de cuerpos, durante las Jornadas NEL en México.

Lo real del tiempo.
El tiempo en su dimensión real, no deja de hacer presencia: ¿sería la duración del cartel (corta duración) lo que explicaría algunas dificultades de un cartel?... Está también el hacer con los tiempos que cada uno requiere para investigar y elaborar, el "ritmo" de cada uno. El poder acordar un tiempo para el encuentro, entre cartelizantes de ciudades con diferencias horarias significativas.

De lo universal a lo singular.
De lo compartido del concepto a lo singular del rasgo de cada uno. Trabajo paulatino que hace el cartel: ir de lo universal a lo singular. Del paso de una lectura de un mismo texto para todos, a la elección de cada uno de sus fuentes y la formulación de su rasgo, que surge de lo cotidiano de su práctica e investigación

Las fuentes.
La importancia de las fuentes, sea que la Escuela las proponga, sea que cada cartelizante las encuentre, y la posibilidad de compartirlas con otros. Es este un punto fundamental que en carteles con amigos del psicoanálisis, requiere de una posición activa y orientadora de parte del más-uno, en los momentos de inicio del cartel.

La conversación y el escucharse.
El cartel se va develando como dispositivo para la escucha de otros y la expresión de la palabra propia. Aún si no se entiende lo que el otro dice, y aun si "uno mismo" no sabe bien de eso de lo que uno habla.

"Desbalance" o la diferencia de lo múltiple.
Los momentos de formación diferentes de cada cartelizante, las experiencias previas o no de trabajo en cartel, son también la expresión de lo singular, además del rasgo temático de cada uno. Hacer de dicha diferencia obstáculo o hacer emerger allí lo singular sobre lo que también se funda el cartel; es la elección. El cartel como el buen lugar para alojar la pregunta del momento de formación de cada uno y "dejarse enseñar por la pregunta del otro, incluso la más ingenua". Una heterogeneidad que causa, si bien puede en algunos casos, llegar a inhibir. ¡Por supuesto, exige de la función del más-uno, no es nada fácil!

Función del más-uno.
El más-uno, como cartelizante que también tiene un rasgo temático a investigar y como más-uno que hace circular el saber, la transferencia de trabajo, el deseo. "Provocador provocado". También se expresa lo singular del más-uno y su acto para dar salida a los impases del cartel. Se encarna en cada más-uno, la transmisión que ha encontrando uno por uno, de estrategias para saber hacer con: el discurso universitario, lo real del tiempo, que el trabajo allí fuese epistémico como se propuso… Y principalmente en esta experiencia de Escuela, alojar los diferentes momentos de formación de cada uno de los cartelizantes que participaron. El más-uno fue abordando y tomando estrategias para que su función diera lugar al discurso analítico y en ello la transmisión de un trabajo de Escuela. Ha sido claro para el más-uno, que lo que se trata en el psicoanálisis no tiene nada que ver con el saber que se desprende del saber universitario.
La Escuela ha reconocido la importancia de la función del más-uno, de allí que se venga haciendo desde años anteriores, desde el Secretariado de Carteles, desde los responsables de carteles en las Sedes y Delegaciones, un trabajo de investigación, sobre esta función fundamental.

Cartel de Escuela.
Estos carteles de preparación para las Jornadas NEL, ha posibilitado tener la experiencia del mismo, saber de qué se trata, y constatar su función de órgano de base de la Escuela. El cartel como modo de acercarse a la experiencia de Escuela. Y la Escuela presente en el Secretariado de Carteles como articulador de la Escuela y los carteles, para impulsar la experiencia.

Saber.
El cartel ha sido para los más-unos y cartelizantes, una forma de aproximarse al saber, a lo epistémico, de otra manera que la universitaria y académica. Una episteme no sin una política de Escuela, que puede hacer pasar de la transferencia al psicoanálisis a la transferencia a la Escuela. Paso de una transferencia de saber a una transferencia a la Escuela-saber.

Impases.
La ausencia de algunos cartelizantes, los retiros, la fragilidad del deseo,… Verificación del no-todo, no todos con el mismo deseo.

"Desconocidos".
No conocer los integrantes del cartel (cartelizantes de ciudades y países diferentes) puede ir contra el efecto de grupo.

El producto escrito.
Que el cartel se conforme teniendo en el horizonte una Jornada, con una fecha definida, impulsa y precipita el trabajo de escritura, sea para presentar en Jornada o para ser difundido en el boletín de carteles. También, el llamado a escribir puede producir sus efectos de detención, inhibición, resistencia.

Cartel y análisis.
Cartelizantes no analizantes y cartelizantes analizantes.