NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°14
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-32 a-ritmo propio
Productos de carteles
La presencia en la experiencia de ser más uno
Florencia Reali

Me han dicho que J.-A. Miller dijo alguna vez que el más uno "incomoda". En mi caso, fui yo la que se sintió incómoda al ser propuesta como más uno del cartel "Los estatutos del cuerpo en la actualidad". Era la primera vez que sería más uno, y me sentí incómoda frente a la pregunta: ¿qué debo hacer? ¿Qué debe hacer un más uno? Acepté gustosa la invitación, pero la pregunta seguía presente. Pensé que habría que ser más uno para saber de qué se trata.

Después de algunos meses de haber ocupado ese lugar en el cartel, aún no sabría contestar de manera muy elaborada qué es lo que implicaser unmás uno, pero podría decir algo sobre lo que creo que no implica.

El más uno no es un profesor ni un maestro que enseña ni da cátedra a un grupo (al estilo universitario), ni tampoco es un líder que guía o muestra el camino a seguir. El más uno no está en la posición de un saber privilegiado en relación a los demás integrantes del cartel. El más uno no es un organizador ni un administrador de saberes. El más uno no es un maestro ni un líder porque, desde un inicio, la función de más uno puede ser encarnada en cualquiera de los integrantes del cartel. Sin embargo, sólo uno es nombrado así, y algo de ese nombramiento es lo que le da la forma al lugar que se ocupa.

¿De qué se trata entonces? En parte, se trata de ocupar cierto lugar dentro del cartel. Este es un lugar marcado, si se quiere, por el término "más uno". Éste es un término acuñado especialmente para el dispositivo del cartel. El solo hecho de ser nombrado como "más uno" da forma al lugar que se va a ocupa y al funcionamiento mismo del cartel.

El término "más uno" hace pensar en un conteo, una contabilización, es decir, en la constitución de un conjunto. El más uno hace conjunto y de esta manera provoca el trabajo y el funcionamiento del cartel, pero sólo a través de apelar a la singularidad de cada cual.

Al ser una función intercambiable, el más uno representa un lugar vacío y los lugares vacíos son causa: en este caso, causa de trabajo y de deseo de trabajo.

Para terminar, diré que en mi corta experiencia como más uno, si tuviera que nombrar la experiencia misma con una sola palabra diría que ser más uno es una presencia. Y por otro lado, que el haber estado presente en este lugar durante estos meses ha sido verdaderamente una experiencia novedosa para mí.