NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-32 a-ritmo propio
Productos de carteles
Entre el grupo y el cartel, una experiencia de más uno
María Solita Quijano

¿Qué hace al cartel un grupo que no funciona, o se espera que no funcione, en la lógica del grupo? ¿Qué lógica introduce al más uno como elemento de estructura central en esta distinción?

Me surge elaborar esta distinción porque en la experiencia de más-uno conviene situar y situarse de modo que el cartel como dispositivo de escuela, pueda funcionar, no sin decir que juntarse con otros para leer, por ejemplo, es divertido.

Sin embargo Lacan hace del cartel un dispositivo, órgano base dice, de su Escuela.

Dice en su último seminario, Disolución en 1980, que no espera "nada de las personas y algo del funcionamiento"; también dice allí "Créaseme: a nadie admitiré para que juguetee en la Causa freudiana, sino seriamente d'école (desescuelado-despegado). [école es escuela, colle es pegamento]

El cartel fue desde la fundación de la Escuela de Lacan, la Escuela Freudiana de Paris, "El grupo constituido por elección mutua" y modo de concreción del compromiso de cada quién EN la Escuela, y también, vía de acceso a ella. En el Acta de Fundación de 1964 dice sobre el cartel:

"Quienes lleguen a esta Escuela se comprometerán a cumplir una tarea sometida a un control interno y externo. Tienen en cambio asegurado que no se escatimará nada para que todo lo valioso que hagan tenga la resonancia que merece, y en el lugar que convenga. Para la ejecución del trabajo, adoptaremos la norma de una elaboración constante en un pequeño grupo. Cada uno de éstos (tenemos un nombre para designar a estos grupos) se compondrá de tres personas al menos, y como máximo de cinco; cuatro es la dimensión justa. Más una encargada de la selección, de la discusión y de dar el curso merecido al trabajo de cada uno. Tras un cierto tiempo de funcionamiento, a los integrantes de un grupo se les propondrá intercambiarse con los de otro. El cargo de dirección no constituirá una capitanía cuyo desempeño se capitalizaría por el acceso a un grado superior, y nadie tendrá que considerarse retrogradado por volver al rango de un trabajo de base. Por la razón de que cualquier empresa personal pondrá a su autor en las condiciones de crítica y de control a las que todo trabajo a desarrollar será sometido en la Escuela. De ninguna manera esto implica una jerarquía en sentido contrario, sino una organización circular cuyo funcionamiento, fácil de programar, se consolidará mediante la experiencia."

Esta formulación de Lacan se produce en la época de su excomunión de la IPA. He oído distintas versiones sobre lo que inspiró a Lacan promover el trabajo en estos pequeños grupos: los grupos sin jefe de Bion que conoció en el año 45 cuando estuvo en Inglaterra; cierto modo de trabajo de grupos de la resistencia francesa; el movimiento de los estudiantes contra las clases magistrales en la Universidad; una forma de trabajo de los surrealistas. Interesante pero lo que importa es que Lacan lo sostiene en el centro de su escuela y lo "afina" en su ultimo seminario, en 1980, poco antes de su muerte. Allí lo presenta de esta manera:

"…lanzo la Causa freudiana - y restauro en su favor el órgano de base tomado de la fundación de la Escuela, o sea el cartel, cuya formalización, tomando en cuenta la experiencia, afino.

Primero - Cuatro se eligen, para proseguir un trabajo que debe tener su producto. Aclaro: producto propio de cada uno y no colectivo.

Segundo - La conjunción de los cuatro se efectúa en torno de un Más-Uno que, si bien es cualquiera, debe ser alguien. A su cargo estará velar por los efectos internos de la empresa y provocar su elaboración.

Tercero - Para prevenir el efecto de pegoteo, permutación debe hacerse, en el término fijado de un año, dos como máximo.

Cuarto - Ningún progreso se ha de esperar, salvo el de poner a cielo abierto, periódicamente, tanto los resultados como las crisis del trabajo.

Quinto - El sorteo asegurará la renovación regular de los puntos de referencia creados a fin de vectorializar el conjunto.

La Causa freudiana no es Escuela, sino Campo - donde cada cual tendrá vía libre para demostrar qué hace con el saber que la experiencia deposita."

Para que la causa freudiana, la de Lacan (ustedes sean lacanianos, dice en Caracas ese año) yo soy freudiano, esté en el centro de aquellos que se juntan para adelantar un trabajo de cartel, han de cumplirse al menos algunas condiciones: que un asunto común los reúna por elección de cada uno, que preferiblemente no sean más de cuatro, que acuerden en invitar a alguien a funcionar como mas uno y que cada uno se plantee una elaboración singular del asunto común, y aquí enfatizo la aclaración que hace Laca en el primer punto de su ultima formalización, esto es que el producto sea propio de cada uno y no colectivo, porque en ese trabajo y para esa producción está lo real en juego, el Otro barrado, y donde "cada cual tendrá vía libre para demostrar qué hace con el saber que la experiencia deposita".

La función más uno, que aunque es cualquiera, "a su cargo estará velar por los efectos internos de la empresa y provocar su elaboración". Algunos de los efectos que conocemos propios del grupo eluden lo real, la identificación a un líder, su instalación; sobre esto dijo Miller en su texto El cartel en el mundo de 1995, que la idea de Lacan con el cartel es, a la vez, que no sirve de nada negar el hecho del líder, pero se lo puede adelgazar en lugar de inflarlo; reducirlo al mínimo, hacer de él una función, lo más permutativa posible.

La lógica del mas uno es moebiana, a veces está dentro y a veces fuera; se espera además que por su relación con el saber, ese que deposita la experiencia como dice Lacan, la experiencia analizante agrego, porque aquí no se trata principalmente del saber referencial acumulado del estudioso, importante por supuesto, sino de la elaboración singular de cada uno; se trata entonces de que el mas uno consiga provocar, si es el caso, y que los demás contribuyan a elaborar.

Para concluir por ahora: en el cartel se pone en el centro lo real en juego para cada quien, que es el centro de la causa freudiana, de la causa del psicoanálisis y esto está en relación con lo real de la escuela. El síntoma, los síntomas son soluciones frente a lo real, para el sujeto, para el sujeto escuela. Es su dignidad.