NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°11
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigazo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-26 a-ritmo propio
El espíritu del cartel

-SCN: ¿Cómo podría una experiencia de cartel, cada vez, conservar algo de lo "inédito y fresco"?

-Nuris Martelo (NEL-Cali): Los carteles constituidos hacia el ENAPOL "Asuntos de Familia", fueron una invención que sin duda constituyen una buen opción para trabajar en la formación de los analistas y despertar el afecto societatis. Como en todos los carteles, así sean fulgurantes, es posible que se presenten algunos efectos de los cuales ya nos enseñaba Lacan, hay que estar advertidos, aquellos imaginarios en torno al saber, los de pega, los de la búsqueda de un líder, etc. Sin embargo, son más los beneficios en torno a la construcción de un saber propio, los de crear lazos con diferentes colegas de otras escuelas, conocer otras formas de intervención, en éste caso, en las instituciones escolares, o la discusión de algún caso de la práctica privada de alguna de los cartelizantes; por nombrar algunos de los efectos productivos de esta modalidad de trabajo.

Lo inédito y fresco, viene desde la posibilidad de crear transferencias de trabajo con personas que no conocemos, lo cual fue posible por el sorteo y el acompañamiento de la Comisión de Carteles, que produce el anudamiento con la Escuela.

El cambio en la forma de elección del mas-uno, generó al parecer en todos nosotros la inquietud, de ¿cómo incidiría en la dinámica de trabajo?, creo que según pudimos constatar en la reunión con la Comisión de Carteles, no afectó las discusiones y por el contrario nos permitió hacer existir el país del psicoanálisis

-SCN: ¿Qué te hace pregunta respecto a la función del más-uno?

-Heidi Gehler (NEL-La Paz): Fui convocada a ocupar la función de Más-Uno en un Cartel para Enapol VIII. En principio sorpresa y entusiasmo, mucho leído sobre carteles, un supuesto saber sobre lo que podría decir al respecto, pero casi inmediatamente, una serie de cuestionamientos: ¿Cómo encarnar la función del Más-Uno? ¿Qué posición es la que conviene? ¿Qué quiere decir todo aquello que repetimos cuando hablamos del Más-Uno? Estos cuestionamientos suscitaron las reflexiones que puedo ordenar para nombrar algo. Así, desde lo más singular logro articular algo de lo que para mí fue esta experiencia que inicié poniendo en suspenso ese saber previo y me arriesgué a vivirla.

Fue importante en el inicio, este agujero en el propio saber, contar con ese imposible de representar. Desde este agujero fue que se hizo posible decir algo sobre ese saber incompleto, pero también fue posible dar lugar a que ese decir pueda ser singular, diferente y dispar uno respecto a los otros. Mantener abierto ese agujero en el saber, sin cerrarlo, posibilitó hacer inconsistente el imaginario que se podría fijar como verdad y provocar de esta manera un funcionamiento a partir del rasgo singular.

Puedo decir también, que no fue vano ese algo sabido sobre el dispositivo del cartel y el Más-Uno. Ello propició condiciones para que algo funcione como un orden que dio lugar a que lo real aparezca. Eso real que se demostró en su no tener sentido, en su no tener ley. Surgió el agujero que habla sin sentido, surgió como imposible de ser nombrado; surgió eso que sin poder decir, causa angustia. Surgió en el orden del dispositivo ese real que insiste más allá. Y es precisamente, la tarea del Más-Uno hacer un lugar donde este real se asiente, se inscriba y se trate. Lo real, lo repetido, lo ilimitado sin ley se anudan al sentido haciendo un borde a partir de la creación, de la invención de un producto. La función del Más-Uno es alrededor de una tarea y es en el proceso del producto que el Más-Uno se implica, no cediendo ante eso real que aparece. Hacer de los impases, la ocasión para encontrar los recursos de una acción, de alguna manera, poder estar a la altura de lo real, saber hacer con ello, es una función del Más-Uno, ese que "puede ser cualquiera", que no es El Más-Uno, sino su función.

Es el agujereamiento que produjo la convocatoria en el saber propio, el que en mi experiencia, permitió el funcionamiento y el producto en este cartel; tarea alrededor de la que impliqué mi presencia en la función de Más-Uno. Es así como, retroactivamente puedo nombrar algo de lo que fue ocupar la función en esta ocasión.

Secretariado de Carteles NEL (SCN), y los más-uno Nuris Martelo y Heidi Gehler