NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Factor @
a-ritmo propio
Cuadernos del INES
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan XXI
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-22 a-ritmo propio
Productos de carteles
El cuerpo y el nuevo imaginario en la ltima enseanza de Lacan: una aproximacin.
Por Alvaro Rendón Chasi, cartelizante de la NEL-Guayaquil.

En la clase del 16 de marzo de 1976 ubicada en el Seminario 23,El Sinthoma,Jacques Lacan manifiesta que "hay que romperse, si puedo decir, con un nuevo imaginario concerniente al sentido" (Lacan, 1976, p. 177) ["Es preciso estrellarse, si puedo decir así, contra un nuevo imaginario que instaure el sentido" (p. 129)[1]. Lo que se detalla en la presente afirmación es que habría que dar un paso más en la enseñanza lacaniana para avanzar de una propuesta estructuralista a una propuesta concerniente al nudo borromeo, en donde el imaginario adquiere un nuevo valor. Se manifiesta la homogeneidad que posee lo imaginario y lo real, y añade que "el psicoanálisis, nada más, de cortocircuito que pasa por el sentido, el sentido como tal que he definido recién por la copulación, en suma, del lenguaje ― puesto que es de eso que yo soporto el inconsciente ― de la copulación del lenguaje con nuestro propio cuerpo." (Lacan, 1976, p. 177). Si en estas palabras se recoge que el inconsciente se soporta de la cópula entre el lenguaje y el cuerpo, ¿de qué cuerpo se habla en la última enseñanza?

Brevemente se puede ir descifrando en la obra lacaniana lo correspondiente al imaginario y al cuerpo. Se destaca en primer lugar al estadío del espejo, en donde se lo define como "una identificación en el sentido pleno que el análisis da a éste término: a saber, la transformación producida en el sujeto cuando asume una imagen…" (Lacan, 1949, p. 34).

Eric Laurent (2002) puntúa que al estadío del espejo debe entendérselo como un dispositivo que permite la formulación de lo que Freud denomina narcisismo primario, articulado a un Otro, es decir, que el sujeto jamás está solo pues es necesaria la presencia de este Otro. En el trabajo de Laurent (2002) se puede reconocer que en la relación a-a´ se ubica también la relación cuerpo-imagen. (p. 65-66).

Agrega Laurent que "lo único que el sujeto conocerá de su cuerpo es el júbilo por el reconocimiento de su imagen, pero jamás sabrá nada sobre lo que sucede en su cuerpo" (p. 67).

Miller (2015) en la Presentación del tema del X Congreso de la AMP en Río de Janeiro, 2016 titulado El inconsciente y el cuerpo hablantese va referir al punto del cuerpo que asume una imagen aduciendo que "es en el cuerpo imaginario donde las palabras de lalengua hacen entrar las representaciones, que nos constituyen un mundo ilusorio a partir del modelo de la unidad del cuerpo".

Encontramos también a un Lacan deFunción y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisisen donde afirma que: "…esto es mi cuerpo, es decir el núcleo histérico de la neurosis" (Lacan J. , 1953, p. 97). En este punto el cuerpo no es presentado como una imagen sino como un monumento simbólico.

A partir de la Lógica del fantasma (1967) y lo referente a las operaciones de alienación-separación se puede comprender a un sujeto que se relaciona con su cuerpo a través de los objetos aconstituyéndose en condensadores de goce en tanto un cuerpo que posee bordes: la boca, el ano, los ojos (mirada), la voz, el falo.

En Radiofonía y televisión (1970) Lacan articula el cuerpo (corps) con cadáver (corpse) en tanto el lenguaje cadaveriza al cuerpo pero abriéndose la vía del goce por medio del objeto a plus de goce. Resulta indispensable sostener que el significante viene a mortificar el cuerpo.

En la obra de Lacan se puede evidenciar que desde un primer momento se ubica la supremacía de lo simbólico articulado a un real que puede ser atravezado por el lenguaje. En este sentido, el cuerpo se sostiene por el significante que viene a regular el goce. Será en Joyce el síntoma donde Lacan manifiesta la máxima de que el síntoma es un acontecimiento de cuerpo (Lacan J., 2012, p. 595). En esta etapa se entrevé que del cuerpo al que se refiere Lacan, pasa a otro estatuto, que no está ya ligado a la supremacía de lo simbólico ni la imagen del espejo.

En La tercera, discurso pronunciado por Lacan en el VII Congreso de la Ecolefreudiennede Paris, en Roma, en 1974 propone el siguiente esquema topológico:

Sin título

Se puede precisar dos puntos del gráfico referente al goce. Primero, en la intersección entre Simbólico y Real se ubica el goce fálico: siendo un goce que se ubica fuera del cuerpo. Segundo, en la intersección entre lo Imaginario y Real se ubica el goce del Otro, que más adelante tomará el nombre de goce femenino. Este goce está fuera del lenguaje. Lacan agrega además, que al quedar reducidos a cuerpo, asalta la angustia y será en el mismo cuerpo donde se revela la experiencia de este Otro goce. Ya con esta precisión se puede comprender de qué acontecimiento de cuerpo se trata al hablar del síntoma en esta parte de la enseñanza de Lacan. Es por medio de lalengua que se tiene acceso a lo real y por medio de esta referencia imaginario-real se tiene acceso a ese Otro goce.

En la última enseñanza de Lacan se va a hablar del parlêtre, neologismo que va a dar cabida al inconsciente real en tanto es lalengua la que permite el acceso a dicho misterio que escapa de las representaciones simbólicas del sentido.

Este nuevo imaginario articulado a lo real, permitirá acceder al acontecimiento de cuerpo en tanto es el troumatisme de la letra quien hablará, ya no en términos de sentido sino en términos de goce que se ubica fuera del lenguaje. La metáfora, hasta aquí entendida, es el envoltorio formal del acontecimiento de cuerpo que se produce, en tiempos lógicos, primariamente.

A partir del trabajo de Miller (2015) se va a poder contestar la interrogante que se planteó inicialmente en este trabajo: ¿de qué cuerpo se habla en la última enseñanza? Es el mismo cuerpo quien habla: el cuerpo hablante. En esta medida, el cuerpo hablante habla en términos de pulsiones. Entonces, ¿cómo se analiza al parletre? Miller (2015) contesta que "el sentido de la interpretación es el goce".

BIBLIOGRAFÍA

 

NOTAS

  1. Esta traducción se la encuentra en la Editorial Paidós (Seminario 23 El Sinthome)