NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Factor a
a-ritmo propio
Cuadernos del INES
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan XXI
Enlace Acción Lacaniana NELcf
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-21 a-ritmo propio
Productos de carteles de preparación para las IX Jornadas NEL: Violencias y pasiones, Guayaquil, 2016
Lo que el autismo enseña sobre la pasión del Uno solo y sus tratamientos
Eugenia Flórez

Algunas de las cosas que se esperaría en el final de un análisis es que aquel que testimonia haya podido hallar una manera de hacer con la inexistencia de la relación sexual, la inconsistencia del Otro, pero en esencia, a mi juicio, que haya podido encontrar un modo de hacer con ese real sin ley, fuera de sentido y que solo es posible de leer en lo que se repite como una pura iteración; repetición del Uno solo que concierne a lo más propio del goce, el autismo del goce. Autismo que halla su causa, -no su sentido-, en el encuentro fallido entre lalengua y el cuerpo, ese acontecimiento que por ser de cuerpo no hace más que resonar, hacer eco en el cuerpo de que se ha producido una afectación y que dicha afectación introduce una relación perturbada con ese cuerpo vivo y a esto lo llamamos goce. Un afecto que afecta el cuerpo y que en el seminario 20 Lacan es muy preciso en llamarlo, el afecto fundamental del parlêtre.

Muchos testimonios de análisis nos hacen detenernos en ese acontecimiento de cuerpo, traumatismo de lalengua, escritura salvaje del goce que no hace más que conmemorarse en lo que itera.

Lo que señala Miller, citando a Lacan es que decir salvaje significa: "fuera del sistema-; es una escritura del Uno solo por completo, en tanto S2 con el que estaría en correlato, sólo es un supuesto. Es decir que la raíz del síntoma es la adicción" (clase X del 6 de abril de 2011). Esto quiere decir que si la raíz del síntoma es la adicción es porque la condición del goce es autista. Es eso a lo que llama Lacan goce Uno.

Para retomar la idea inicial, lo que enseña la experiencia analítica es que el parlêtre, ese que se dirige a un analista para hablar de un goce que molesta su defensa, es posible que termine un análisis dando cuenta de una escritura porque los síntomas que comprometen el cuerpo y el pensamiento son desbaratados en su envoltura formal y dejan un saldo de saber -hacer con lo incurable. De tal manera que la escritura a este nivel sería el trazo donde se corrobora un efecto de lalengua.

Así lo testimonia Bernard Seynhaeve respecto a su experiencia analítica: "Ese atravesamiento del desierto desembocó en una reducción, en una depuración de la escritura del sinthome. Más tarde, en efecto, descubrí que ese síntoma obsesivo de la adolescencia, ese acontecimiento de cuerpo que se había reinstalado con la interpretación del primer analista al inicio de la cura no era más que goce de cuerpo, sinthome fuera de sentido. Mi cuerpo como una estilografía que traza un borde en ese movimiento indefinidamente reiterado, se gozaba, según la expresión de Lacan. Eso no cesaba de no escribirse. Escritura fallida, en efecto, que el cuerpo en vano intentaba escribir por medio de su invención sinthomática" (Seynhaeve en: AAVV, 2016, pág. 305).

Podemos ver entonces que en ese gozarse del cuerpo hay una repetición fuera de sentido como lo ejemplifica Bernard Seynhaeve con su desplazamiento del cuerpo en forma de L. al cruzar las calles. ¿También el autista, en tanto parlêtre, intenta en vano el trazo de un borde, una escritura? ¿Hay una invención, tal vez no la más grata a la vida, pero una invención al fin y al cabo de la cual servirse en su existencia?

Eso que itera testimonia de un acontecimiento de cuerpo y a partir de allí es posible un borde, rígido como suelen ser los bordes en el autista, pero todo parlêtre responde de manera singular.

 

Lo que el autismo enseña

La tesis que quiero plantear es la siguiente: Llamemos iteración a la pasión del Uno solo y que puede mostrarse en su carácter autista y en su condición adictiva.

Sabemos que el autista, sin hacer la experiencia analítica, está de entrada ante ese acontecimiento traumático, por no enredarse en la equivocidad del lenguaje y sus ficciones posibles, esta tan inmerso en lo real que golpea sus oídos u otra parte del cuerpo ante el ruido producido por lalengua, lo que experimentaa la manera de una vibración constante pero que es posible de identificar bajo la forma de un Uno solo que itera en movimientos, golpes, sonidos, uso de objetos o frases sueltas holofrasicas . Una mismidad que al ser perturbada de la mala manera puede producir una reacción más violenta, en la que el autista se juega su defensa más férrea.

Esa repetición del Uno solo, eso que itera, puede ser tomado al modo de una pasión violenta dado que en las formas en que el parlêtre hace usos de ello no es para nada liberadora y por el contrario ese gozarse del cuerpo puede ser avasallador; domina con una violencia tal que ese goce Uno que se toma el cuerpo. Es por ello que he propuesto llamarla pasión del Uno solo.

Sin embargo, la iteración a falta de ser interpretada puede ser leída en los avatares del cuerpo a la manera de una escritura fallida. Pero en cada caso, da lugar a una invención.

Se trata acaso de una noción que introduce Lacan muy al final de su enseñanza y que tiene que ver con la materialidad que cobran estos recursos de los que se sirve el autista.

Si supiéramos leer, eso que esta "escrito no- para- leer" (Lacan, 2012, pág. 529) porque es una repetición, una iteración dada a partir de un acontecimiento de cuerpo, una escritura salvaje que no está hecha para descifrar pero que tiene su materialidad en eso que itera, a la manera de una consistencia mínima, de la que habría que servirse en la clínica.

En tal caso ¿es a partir de estas consideraciones que podríamos acercarnos al llamado borde autista, ese que en principio debe ser leído en su forma rígida, absoluta, quizás como las formas que puede tomar la pasión del Uno solo como pura iteración?

Me detengo aquí con la idea de que tal vez hace falta trabajar más la materialidad de lo mismo, de lo que itera y que está presente de manera más salvaje en el autista pero que para todo parlêtre eso hace presencia de singulares formas sintomáticas o como acontecimiento de cuerpo.

BIBLIOGRAFÍA

  • AAVV (1015) Scilicet El cuerpo hablante sobre el inconsciente en el siglo XXI, Buenos Aires, Grama.
  • Lacan J. (2012) Posfacio al seminario 11 en Otros escritos, Buenos Aires, Paidós
    _______ (2012) Televisión en: Otros Escritos, Buenos-Aires Paidós,
    _______ (1981) Seminario libro 20 Aun, Buenos Aires, Paidós
  • Laurent, E. Los objetos de la pasión, Argentina, Tres Haches
    ______, E. La Batalla del Autismo, Buenos Aires, Grama.
  • Miller, J-A. (Inédito) Seminario El ser y el Uno (clase X del 6 de abril de 2011)
    _____________ (2014) El inconsciente y el cuerpo hablante en: AAVV Lo real puesto al día en el siglo XXI, Buenos Aires, Grama.
  • Seynhaeve, B. (2016) Transferencia y cuerpo en AAVV Scilicet El Cuerpo Hablante. Buenos Aires, Grama