NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Factor a
a-ritmo propio
Cuadernos del INES
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Lacan XXI
Lacan Cotidiano la movida Zadig Radio Lacan Latigo Infancia y Juventud
CARTELES
Boletin-11 a-ritmo propio
Reseña de presentación a cielo abierto del cartel "La formación del analista en la Escuela"
Darío Calderón

La noche del miércoles 10 de julio pasado, los integrantes del cartel "La formación del analista en la Escuela" presentaron a cielo abierto breves avances de sus producciones tras un primer año de trabajo.

Carlos Flores Galindo inició la noche con su sujeto de cartel "Devenir en analista practicante: De cómo el análisis y la investigación en el cartel confluyen y permiten encontrar algo nuevo". Fue un lapsus calami el que le permitió pasar del no querer saber -enmascarado en una búsqueda obsesiva de saber- al privilegio de la posición analizante como pilar de la formación. Concluyó: "se trata de sostener mi propio análisis".

Luego, Hugo Lock guiado por su pregunta "¿Cómo el deseo se dirige a la formación?" hizo un recorrido donde sus propios impasses -enfrentarse a la idealización del "ser" del analista- lo llevaron a hablar de la falta singular que causa el deseo de saber en el analizante y que lo empuja a la formación. Hugo abrió una pregunta interesante: "¿en qué momento un sujeto inicia su formación?".

Terminando con el primer bloque, José Miguel Ríos jugó con el equívoco de su pregunta "¿qué hace (a) un analista?" que apuntaría a una respuesta entre la función y la identidad. Subrayó que el analista lo es por ser el objeto del analizante al introducir una hiancia que aloja dicho objeto. Y desarrolló el privilegio de la palabra en el psicoanálisis, palabra que media entre el sujeto y su goce.

Tras un breve refrigerio, Darío Calderón inició el segundo bloque desarrollando "¿Qué hay del analizante que desea asumir la función de analista?" a partir de los efectos suscitados por el análisis personal, el control y la inmersión en la Escuela, en el ser del analizante y su práctica clínica. Si bien la producción del analista alcanza su límite al llegar al final de análisis y decidir hacer el pase, su formación es interminable e indesligable de la Escuela.

Después, Mackling Limache hizo una división. Por un lado saber, libido, síntoma y trabajo, y por otro, sujeto, Escuela, cartel y análisis, todos unidos bajo su sujeto de cartel: "Devenir analista: la Escuela y sus efectos de formación". Para Mackling, primero hay un lazo transferencial con la Escuela -transferencia de trabajo- evidente en los efectos que produce en el sujeto y basado en un análisis que permita y aloje el deseo del analista. Por ello la formación no es sin analista.

Finalmente, María Hortensia Cárdenas, más-uno del cartel, desarrolló su sujeto "El pase y la Escuela" desde el impasse en la NEL de la falta del dispositivo. La Escuela es anterior al pase, pero son las enseñanzas de éste las que producen el saber que mueve al grupo analítico. A partir de la última enseñanza, el deseo del analista se redefine como dar lugar a lo singular y el pase como la "captura" de dicho singular, donde se producen resonancias y reacomodos del goce.

Tras las exposiciones, los asistentes colaboraron con sus preguntas y comentarios. Se señaló que los trabajos partían de impasses, lapsus y equívocos, y que los cartelizantes estaban movidos por su interés en la formación y el devenir analistas. Asimismo, se discutió acerca de la implicación del sujeto en su producción y de cómo dinamizar este proceso para autorizarse a decir algo propio.