BIBLIOTECAS
FIBOL

En sinergia con la Fundación del Campo freudiano, red internacional de aquellos que se consagran al estudio, la difusión y la práctica del psicoanálisis en referencia a la enseñanza de Jacques Lacan y al "retorno a Freud" que ha promovido, la Federación Internacional de Bibliotecas de Orientación Lacaniana del Campo Freudiano, creada en 1990, alienta la puesta en marcha de Bibliotecas de psicoanálisis y disciplinas afines y favorece los intercambios entre ellas.

FIBOLUna Biblioteca de la Orientación Lacaniana es una de las modalidades de trabajo en el Campo Freudiano. Lo que tiene al menos consecuencias.

Visite el sitio de FIBOL a través de este enlace

A. La FIBOL sigue desde hace años una orientación política tendente a situar a las Bibliotecas como eslabón práctico, en su lugar de acción lacaniana, con los aficionados al psicoanálisis y con la opinión ilustrada de cada ciudad. Retoma la expresión de Jacques-Alain Miller, en el sentido de dedicarse a la "educación freudiana" de la población. Al igual que la Escuela, una Biblioteca no abre sus puertas tan sólo a especialistas: acoge tanto a los analistas como a los no analistas.

B. Tiene una política de adquisiciones que da prioridad al psicoanálisis. Las obras de Freud y de Lacan constituyen sus raíces y su tronco, tanto en la lengua que corresponda a su situación geográfica como en sus lenguas originales. Luego quedan distintas ramas por cultivar. Por una parte, las referencias a las que estas obras remiten directamente, las que forman parte del fondo cultural clásico, además de las que se deben, más inmediatamente, a sus contemporáneos; por otra parte, los trabajos que ellas han hecho posibles, debidos a sus alumnos y discípulos, lo que nos conduce a las ramificaciones más accesibles, tales como publicaciones individuales o colectivas (revistas, libros, boletines, actas, etc.), surgidas de las diferentes instancias del Campo Freudiano, presentes y futuras. Por último, las investigaciones y trabajos de las disciplinas que llamamos afines. El Campo Freudiano se inscribe en nuestra actualidad, de modo que no puede dispensarse de averiguar qué trabajos son susceptibles de instruir y esclarecer su propio dominio.

C. Sostener polémicas, practicar la discusión e instruirse en nuevas fuentes son tres direcciones que permiten mantener el Campo Freudiano del lado de las luces. Por ello las Bibliotecas de la Orientación Lacaniana no pueden contentarse con poner a disposición de los lectores una gama lo más amplia posible de volúmenes, sino que deberán poner empeño, en particular, en la organización de presentaciones, conferencias, debates y cualquier otra forma de ampliar el terreno de las discusiones con ocasión de las obras que vayan apareciendo, para poner así de relieve la lectura que de ellas permite hacer el Campo Freudiano.

D. La elucidación de la práctica analítica, sin la cual sus fines y sus medios sufren un menoscabo inevitable, pasa por una elaboración informada, no sólo de sus propios avatares, sino también de la época en la que es requerida. Las Bibliotecas son un instrumento indispensable para realizar ese trabajo. Ofreciendo una documentación de primera mano, sin la cual no puede conseguirse ningún trabajo verdadero, ya sea de estudio o de enseñanza, ponen un tesoro al alcance de todos.

E. El debate y la crítica son parte integrante del registro del trabajo en intensión y constituyen una de las bisagras entre ese registro y el de la extensión. El debate no debe reducirse a un asunto interno que afecte a la causa analítica por y para ella misma; sitúa a dicha causa en particular, en sus relaciones con la ciencia, para, aún teniéndola como condición de posibilidad, distinguirse de ella y poder así evaluar sus consecuencias. Es decir, que el trabajo en extensión y el trabajo en intensión se tocan sin por ello confundirse.

Judith Miller