NOVEDADES EDITORIALES
Bitácora Lacaniana
Bitácora Lacaniana
The Wannabe
Cuadernos del INES N°13
Seminarios Jacques-Alain Miller en Caracas y Bogotá
Radio Lacan Lacan Cotidiano la movida Zadig The Wannabe Latigazo Infancia y Juventud
ACTIVIDADES
La presencia del analista
Giancarla Antezana

En esta época paradojal, en la que coexisten varios discursos, que se apoyan en diversas teorías y clasificaciones, y pretenden dar una verdad total del sujeto, ¿Cuál es la propuesta del Psicoanálisis?, ¿Por qué alguien tendría que elegir este discurso, ante tantos otros, que promueven el discurso científico?

El Psicoanálisis apuesta a una transformación radical del ser, por ello si uno no produce en uno mismo esa transformación, no la podremos producir en otros. La formación psicoanalítica consiste en someterse a un proceso que va más allá del saber de la práctica, de la experiencia o de las habilidades que cada cual tenga, es un "saber hacer" que se consigue de la íntima experiencia de transformación que se obtiene del análisis personal, de un saber hacer con el síntoma y de la satisfacción con la que uno puede vivir.

"Pues lo que se espera hoy de nosotros no es el diagnóstico, sino la acción, la acción lacaniana. Hoy en día, el discurso de la cuantificación, busca de manera totalmente explícita apoderarse de las emociones."[1].

Así como dice Judith Miller, ante la segregación reforzada en nombre del "todos iguales", nosotros optamos por la excepción, apuntamos a la singularidad absoluta y no a la promoción de recetas universales[2].

El psicoanálisis no es una profesión, es una experiencia del "soy eso que no sabía". Un psicoanalista tiene que haber trabajado sobre sus propias resistencias, ya que estas empujan al cierre y a la repetición, sobre lo que no se quiere saber.

Entonces, ¿Para qué sirve el psicoanálisis? Para producir analistas.

"El verdadero psicoanálisis, en el sentido de Lacan, es el que se pone en la senda del deseo y apunta a aislar para cada uno su diferencia absoluta, la causa de su deseo en su singularidad (…) Y es una experiencia vivida, un encuentro, lo que da para cada uno, una figura singular al goce"[3].

NOTAS

  1. Miller Jacques – Alain, Todo el mundo es loco, Paidós, 2015, Pág. 31.
  2. Miller Jacques – Alain y otros, Los miedos de los niños, Presentación de Judith Miller, Ed. Paidós, 2017, Pág. 13.
  3. Miller Jacques – Alain, Sutilezas Analíticas, Paidós, 2011, Pág. 37.